lunes, 29 de enero de 2018

Más papista que el Papa

Entre sus compañeros del colegio, amigos y primos contemporáneos, Elmito es el más agarrado, el de chasis ancho, porque come papa, él es quien pide mamá, el puré de papas lo quiero duro, no aguado”.

Los purés son los que más le gustan, sean de papas, de espinacas, de zapallo (bueno, así le dice Elmito al locro de zapallo), etc. El requisito principal es que deben incluir papa.

El otro día almorzábamos puré de espinacas, Elma, Elmito y yo:

Elmito: ¿Y la papa?
Elma: Ahí está.
Elmito: Yo quiero una papa entera.
Elma: Es que las papas se deshicieron (mientras sacaba de su plato el pedazo más grande de papa y lo colocaba en el plato de Elmito).
Elmito: Esta es una mini papa.
Elma: Si, hoy comemos mini papas.
Elmito: Mañana me das una papa entera.
Elma: Claro, mi amor. 

Afortunadamente, la papa ya está bajando de precio luego de la subida que experimentó por la huelga de los agricultores. 

viernes, 19 de enero de 2018

Música normal, no por favor

Ayer nos disponíamos a almorzar en casa, Elma, Elmito y yo, cuando Elmito se percató que del silencio que nos rodeaba:

Elmito: Mamá, hay que poner música.
Elma: Yo voy (se levantó, encendió la radio y puso su música ochentera de siempre).
Elmito: ¡No mamá, música normal no!
Elma: ¿Qué música quieres (dirigiéndose a Elmito)?
Elmito: Música del Perú.
Elma: Ah, música criolla.
Elmito: ¡Sí mamá!

Los genes no mienten, Elmito es más criollo que yo. Las dos canciones que más  sabe y las canta en las actuaciones de su colegio son "Contigo Perú" y "Y se llama Perú" 

PD1:
Augusto Polo Campos, un ser tan humano y a la vez tan genio, nos dejó ayer en un ambiente de fiesta, en el 483° Aniversario de Lima y la llegada del Papa Francisco.

PD2: 
El almuerzo incluyó puré de papas, por lo que Elmito ante la expectativa de la llegada de Francisco, concluyó:

- Como va a venir el Papa, hay que comer de papás.

En la tarde, al regresar de sus vacaciones útiles se decepcionó, porque él creyó que Francisco iba ir a nuestra casa.

sábado, 6 de enero de 2018

El último beso

En la mesa de la sala, habiendo culminado el año escolar, con mi esposa y Elmito revisábamos las calificaciones finales de éste.

En razón de haber obtenido calificaciones "A" y "AD", a Elmito su mamá lo premió con un fuerte abrazo y sendos besos en las mejillas; por mi parte, me puse de pie, primero lo despeine, luego lo abrace y finalmente le estampé un beso en el cabello. Y fue cuando:

Elmito: ¿Papá, me besaste?
Elmo: ¡Sí campeón!
Elmito: No papá, los papás no besan, solo las mamás.
(inserte una mirada cómplice con su mamá)

No hay duda que Elmito cada vez más se hace hombre y tal como nuestros genes mandan, no es partidario de los besos entre hombres

martes, 21 de noviembre de 2017

15N

El 15 de noviembre será una fecha que los peruanos recordaremos por siempre y debería ser declarado Día de la Selección de Fútbol, no en vano han sido 36 años fuera de las competencias mundiales; 36 años de dolor, porque no ir a un Mundial duele; 36 años de rabia, al ver como unos solanos, pizarros, farfanes dilapidaban una a una las oportunidades; 36 años de bajar la cabeza ante cualquier extranjero cuando se trataba de hablar de fútbol; 36 de impotencia viendo como Burga viajaba en primera clase a los mundiales mientras los peruanos teníamos que conformarnos con alentar a otras selecciones delante de un televisor; 36 años de ver desgastadas imágenes de la selección en los mundiales, desgastadas por las repeticiones y por el tiempo, 36 años de llan…, no, de llanto no, los hombres no lloramos y mucho menos por televisión.

Otra lección que debemos aprender es que la corrupción jode todo lo que toca, cuantas veces he escuchado y me lo han repetido en este blog, “la culpa es de los jugadores”, “¿acaso Burga juega?”, “no seas envidioso”. ¡No es envidia, estúpido mermelero!. No es el momento para detallar los actos indebidos de Burga, la justicia los hará (como lo hará con AG), en estos momentos el despreciable Burga va camino a “canada” mientras el Perú va a Moscú.

Ahora contamos con un equipo, un equipo donde no hay estrellas, solo guerreros. Un inmejorable capitán Guerrero, un impenetrable Gallese, un infranqueable Rodríguez, un Cueva capaz de romper cualquier marca (no olvidemos que los dos goles de la clasificación nacieron de sus pies), Flores, Ramos, Yotún, Ruidíaz, Polo, Advíncula, Aquino, todos. 

La estadía en Rusia no va a ser fácil, un empate o una derrota significará un regreso anticipado a casa. Cueva debería evitar juntarse mucho con Farfán (lo va a perder como hizo Pizarro con Vargas) y Gareca debe ponerle reglas claras a Farfán.

Los que no creemos en Farfán tenemos nuestras razones, hasta el propio Farfán reconoce que el puesto que ocupó era el de Guerrero y por tanto el gol. Creo que la “Foca” ya debe haberse planteado la pregunta “¿Quiero terminar como Pizarro, mendigando un puesto en la selección?”, también creo que puede recuperarse si así lo desea; la última palabra la tiene el propio Farfán y Rusia 2018 será su última oportunidad para definir como quiere ser recordado en el Perú.

Los que no creímos en Gareca teníamos nuestras razones. Todo entrenador tiene derecho a buscar su estilo de juego, pero empezar una eliminatoria yendo a rogarle a los fracasados de siempre y jugar con nombres (la convocatoria de Lapadula fue lo más bizarro que he visto en el fútbol) no es propio de un D.T que se precie de serlo. Aún me queda la duda de ¿qué lo hizo cambiar a Gareca?, el haber tocado fondo (ya nadie daba un sol por la selección) o porque los fracasados ya no querían seguir viniendo (como quedó evidenciado en el funesto partido ante Venezuela).

Lo importante es que hoy tenemos un equipo, perdonen que sea redundante, hemos logrado un exitoso cambio generacional y no dependemos de una estrella, y todo ese mérito es del “Flaco” Gareca.

Decir que Gareca tenía una deuda con el Perú es propio de mediocres, el "Flaco" ganó con su selección y ahora ganó con la selección peruana siendo entrenador, ¿Desde cuándo la deuda es de quién gana y no del que pierde? El único que tenía una deuda pendiente fue Jefferson Farfán y que por ahora está saldada, tiene crédito pero debe andarse con cuidado.

Ahora los pulpines van a poder hablar de fútbol, de igual a igual, con sus viejos:

- Tenías que haber visto a Rubiños.
- Yo ví a Gallese.
- Valeriano era un tanque.
- Paolo es un guerrero.
- Con Chumpi no pasaba nadie.
- Igual que con el mudo Rodríguez.

Elmo Nofeo
D.T. Honoris Causa

P.D. No soy ninguno de los que se calatearon, por Elmito ahora tengo que predicar con el ejemplo.

jueves, 19 de octubre de 2017

Bebito no, bebita menos

Elmito me propuso jugar con los personajes de Tiempo de aventura y como de costumbre se adueñó del personaje principal Finn. El juego, tal como lo planteó Elmito, consistía en inventar diálogos entre los diferentes personajes.

Por mi parte fui cambiando de personajes, desde el perro Jake hasta el Rey Helado. Cuando se acabaron los personajes masculinos y como Elmito quería seguir jugando cogí a la Dulce Princesa y la introduje al juego con un “Hola Finn, yo soy Dulce Princesa, puedo jugar con ustedes” afinando la voz lo más que pude.



En ese momento, mi cuñado que estaba presente gritó “¡Saoooooo!”, mi esposa me espetó “¡A la vejez, viruela!”, Elmito se puso serio y me advirtió “¡Papá, no quiero que hables como bebito!”.

En ese momento pensé “menos mal que Elmito no es grande sino me hubiera dicho bebita”, con Elmito cambiamos de juego y nos pusimos a jugar Coches de patrulla. 


miércoles, 6 de septiembre de 2017

Un día para soñar

Hoy no es un día de miércoles, es un día especial, un día para soñar, una fecha para recordar; después del triunfo de Perú ante Ecuador solo falta que AG le haga compañía a Alberto y a Ollanta para que los peruanos toquemos el cielo o "podamos morirnos tranquilos" según Don Goyo.


Fuente: Internet

Rusia ya nos da la bienvenida cuando nadie daba nada por la selección peruana.


Las cábalas nos sonríen.


Y hasta el revanchismo de las mujeres es bienvenido.  


Que nunca habíamos ganado en Quito, eso no fue problema, solo teníamos que creerlo, como había que hacerlo con Cáceda, ¡Grande la Pantera!. ¡Cuando tengan ganas de lapidar, no lapiden a los que empiezan!



Hurtado, Cueva y Flores son reales, créanlo son purita realidad, no son fantasía como esos “4 fantásticos” que nos dejaron sin ir a varios mundiales, no lo digo ahora, lo dije hace mucho tiempo. El único rescatable de los 4 es Guerrero, que a pesar de sus engreimientos no deja de darse por entero por la selección, porque sigue siendo un “pata de barrio” y no se inventa “costumbres de blancos”

Gareca aprendió, de la manera más larga y dura, que el fútbol es un deporte en equipo y se juega con hombres y no con nombres. ¡Que lloren las viudas de Farfán, Vargas, Pizarro y Lapadula!


Ahora vienen Argentina y Colombia, no les hagan caso a los que “presupuestan" perder ante Argentina, esos maricones no saben nada de fútbol, cuando uno sale a la cancha sale a ganar, no sale a empatar ni a perder. Y mucho menos en estas circunstancias.

Elmo Nofeo
D.T. Honoris Causa

martes, 29 de agosto de 2017

Desayuna como rey ...

… almuerza como príncipe y cena como pobre, dice el refrán que Elmito cumple al pie de la letra.

No siempre podemos sentarnos los tres juntos, Elmito, mi esposa y yo, a la hora del desayuno, generalmente soy yo quien falta en la mesa porque debo salir primero temprano para llegar a tiempo al trabajo. A quien madruga, no lo agarra el tráfico.

Pero hoy se dio el caso y estuvimos los tres juntos en la mesa del comedor, durante el desayuno, que consistió (para nosotros los hombres) en un pan con jamón, otro con queso, un huevo duro y una taza de avena; me percaté que la avena de Elmito no tenía leche como la mía (yo no tomo leche por un exceso de calcio, soy un hueso duro de roer):

- Y no le vas a echar leche a la avena de Elmito.
- No, él toma la leche sola, ahí está su taza de leche.
- Yo pensé que esa taza de leche era para ti.
- No, es de él. Sobró un poco de avena ¿quieres?
- Claro.

Y mientras mi esposa se dirigía a la cocina, Elmito gritó “Mamá, yo también quiero más avena”. Desde la cocina mi esposa, mientras echaba la avena que sobró en una taza para Elmito, dirigió su mirada hacia mí y movió la cabeza negativamente y comprendí que era la última taza de avena.